Cubiertas de tejadosCubiertas de pizarraCubiertas de tejaServiciosNuestros trabajosContacte con nosotrosMás info (Cubiertas de tejados)
www.cubiertasdetejados.es
Más info (Cubiertas de tejados)

Trabajo sobre la cubierta

 

La Cubierta en una Edificación o Vivienda

 

La cubierta de una vivienda o edificación no es más que su techo, el cual tiene la función de aislar el interior y protegerlo contra las inclemencias del tiempo como son la lluvia, el sol, el frío, el calor, el granizo, la nieve, el viento, etc. Así desde tiempos muy remotos el hombre siempre ha buscado habitar lugares que le ofrecieran buen resguardo y que en un principio encontró en las cuevas y cavernas, pero posteriormente fue desarrollando sus propias formas y técnicas para construir los techos y cubiertas de manera que fueran resistentes y en donde pudiera guarecerse del exterior con mayor independencia en cuanto a la ubicación del sitio que podía elegir para vivir. 

 

Los diferentes tipos de construcciones son nombrados según el tipo de cubiertas de su estructura. Los dos tipos de cubiertas más usados son el plano y el inclinado. En el tipo plano la construcción puede hacerse con una loza que a su vez puede habilitarse para ser usada como terraza. En el tipo inclinado tiene mínimo una vertiente o grado de inclinación, el más común es el conocido como “a dos aguas”.

 

Los materiales que se usan para construir las cubiertas están fuertemente relacionados con el lugar en donde se esté alzando la vivienda o edificación, por ejemplo en las ciudades los materiales normalmente usados para hacer cubiertas o tejados son el zinc, el plástico, algunas fibras sintéticas, cerámica, hormigón, etc. Y por el contrario en las zonas rurales es normal ver cubiertas hechas de barro, paja, hojas de palma, pizarra, madera, etc.

 

Las cubiertas deben ser hechas de materiales livianos, flexibles y a la vez resistentes para garantizar su perdurabilidad en el tiempo y ante los posibles factores externos a los que se pueda enfrentar, como por ejemplo el granizo, vientos huracanados, seísmos, y otros fenómenos que puedan alterar su estructura y provocar su destrucción.

 

Propiedades de las Cubiertas

 

Los materiales con que se construyen las cubiertas deben tener unas propiedades que garanticen:

  1. Que el agua no penetrará en el interior de la edificación, es decir, que sea absolutamente impermeable.
  2. Que el calor proveniente del sol no calentará en exceso el interior de la vivienda o edificación, es decir que sea aislante. Así mismo debe impedir que el frío en el invierno se cuele dentro y enfríe el interior.

 

 

 

Tipos de Cubierta según su Forma

 

Los tipos de cubierta más comunes según la forma en que son construidas son:

 

-          Cubierta de un solo agua

 


 

-          Cubierta a dos aguas

 

        

 

 

-          Cubierta a cuatro aguas

        

-          Cubiertas en forma de sierra

 

        

-          Cubiertas quebradas o mansardas


 

-          Cubierta plana

             





Partes de una Cubierta o Techo

 

  1. Armazón o Estructura

 

El armazón o estructura de una cubierta o techo es básicamente su esqueleto. Los materiales que son usados con mayor frecuencia para construir la estructura de una cubierta son la madera o el acero. La función primordial del este esqueleto es la de soportar el peso del techo, el propio y las incidencia de todos los factores externos que pudieran afectarle como el viento, el agua, la nieve, el granizo, etc. así como de las personas que en un momento dado tengan que caminar sobre él para realizar reparaciones, instalaciones de antenas u otras tareas. Los elementos que forman el armazón son: la viga cumbrera, el puntal, la riostra, las correas, las viguetas o alfardas, la viga de amarre, el listón de refuerzo, la solera de apoyo y los anclajes a la viga de amarre.


  1. Cubierta o Techo

 

El techo o cubierta en sí misma, está formada por los elementos que conjuntamente van colocados sobre la estructura o armazón y que pueden ser de distintos materiales como: pizarra, tejas de barro o cerámica, zinc, concreto, etc. en algunos casos es necesario agregar un manto impermeable para evitar que el agua penetre o se filtre al interior.





Las partes que forman el techo o cubierta son: el alero, la culata, la cumbrera, la buhardilla, la limatesa, la limahoya y el faldón.


  1. Accesorios suplementarios de la cubierta

 

Los accesorios suplementarios de una cubierta o techo son aquellos elementos del mismo material que sirven para hacer los remates. Algunos de ellos son: las limatesas, las limahoyas, los caballetes y las claraboyas de esquina.

 

La Pendiente en los Techos o Cubiertas

 

La pendiente en las cubiertas o techos es el grado o porcentaje de inclinación con que son construidas las caras de cada cubierta con el fin de que el agua de lluvia escurra con la mayor prontitud posible y así minimizar al máximo la posibilidad de que ésta se filtre o se cuele al interior de la vivienda o edificación.

 

Las pendientes más utilizadas en la construcción de techos o cubiertas son:

 

-          En techos de zinc y tejas de fibrocemento: del 20% al 27%.

-          En techos construidos con tejas de barro: del 30% al 60%.

-          En techos de paja u hojas de palma: del 50% al 80%.

 

¿Cómo interpretar el porcentaje de las pendientes en cubiertas y techos?

 

En el caso de una pendiente de 20% significa que es necesario elevar en un total de 20 centímetros el techo por cada metro lineal que tenga de longitud. Es decir que por ejemplo si el techo mide dos metros se deberá elevar la pendiente a 40 centímetros.

 

En general en arquitectura y en particular en los planos de viviendas y otras edificaciones la pendiente se señala en porcentaje y con una flecha que apunta hacia la dirección en que escurre el agua.


 

¿Qué tipo de madera sirve para usar en cubiertas y techos?

 

La estructura o armazón es imprescindible que se construya con madera de buena calidad, que sea muy resistente y duradera. Además se debe revisar y mirar con detenimiento para verificar que no tenga rastros de pudrición, insectos, rajaduras, encorvados, abarquillados, alabeos o arqueados. También es preciso verificar que las medidas sean exactas a las necesarias para el tejado en específico que se vaya a construir, ya que es mejor encontrar fallas en tierra que en el aire al momento del montaje de la estructura. 

 

La madera que puede utilizarse para la construcción de techos y cubiertas puede ser aserrada o rolliza. Para las soleras y largueros la más usada es el abarco y para la tablilla es usado el pino. Otras maderas que también son usadas para techos y cubiertas son el chanul, el chaquito bálsamo, el oloroso, el chanul, el caimito y el algarrobo. El abarco normalmente tiene las siguientes medidas aproximadas: 10 cm x 20 cm y de 12.5 cm x 15 cm  y su longitud normalmente es de los 3,2 metros hasta los 8 metros.

 

Las medidas de longitud más usadas comercialmente cuando se habla de madera son el metro, la vara y la pulgada. Una pulgada (“) mide 2,54 centímetros. Una vara mide 80 centímetros.



Hay que tener en cuenta a la hora de calcular la cantidad de madera que se necesitará para construir los techos o cubiertas que las medidas estándares que se ofrecen son diferentes, en unos 10 centímetros de largo y unos 7,5 milímetros en cada cara aproximadamente, a las reales. Esto ocurre porque cuando se tala el árbol y luego es arrastrado, aserrado y cepillado pierde un fragmento. Así, por ejemplo si se trata de 4 varas entonces el trozo de madera será de 3,1 metros de largo.

 

Las medidas que pueden conseguirse de madera son las que son divisoras de las medidas originales, por ejemplo una tabla de 4 x 8 pulgadas puede partirse en dos de 4 x 4 pulgadas.

 

Otro tipo de madera usada para la construcción de techos y cubiertas es la tablilla, las cuales están hechas de  pino y de ciprés. Éstas son maderas que hay en abundancia y por lo tanto resultan más económicas. A parte de éstas están también el guayacán, el roble, el chaquito, el cedro y el laurel, que pueden encontrarse en medidas desde los 2,90 a los 3 metros de largo.

 

Es importante tener en cuenta siempre las medidas que se precisarán para que haya el menor desperdicio posible. En vista de esto, las alfardas deberían colocarse distanciadas 50 centímetros a centro, ya que 3 es divisible exactamente entre 50. No obstante lo anterior, lo mejor es usar una medida de 48 centímetros a centro ya que así se compensan las posibles tablillas con puntas dañadas y que tengan que recortarse. Para esto es mejor montar más alfardas y evitar así desperdiciar tablillas. La sección nominal de las tablillas es de 1 x 1,8 centímetros y un metro cuadrado está formado por cuatro tablillas de 3 metros, lo que es igual a 4 x 0,08 x 3,0 = 0,96 metros cuadrados.

 

La madera que se adquiere para la construcción de tejados y cubiertas por lo general no ha sido inmunizada, así que es indispensable que se le aplique algún producto que garantice una total inmunización contra el ataque de todo tipo de plagas. También puede usarse sulfato de cobre disuelto en agua, aunque en ocasiones esto no convendrá porque deja la madera con un color verdoso.

 

Los Ensambles de Madera

 

Los ensambles de madera son juntas rígidas continuas o articuladas que sirven para unir un trozo de madera con otro.

 

La función principal de los ensambles es la de amortiguar y absorber la flexión, la tracción y la compresión a la que es sometida normalmente la estructura de una cubierta. Los acoples absorben y distribuyen uniformemente la presión a través de toda la estructura o armazón.

 

Tipos de Ensambles

 

Los ensambles que más se usan en la construcción de techos y cubiertas son los conocidos como:

 

  1. A media madera: este tipo de ensamble tiene forma de escala. Es recomendable usarlo cuando se trabaja en el sentido de la madera, sin embargo esta junta debe reforzarse con un apoyo porque no debe dejarse sin un soporte directo.
  2. A Pico de Flauta: es muy similar al ensamble anterior, lo único que cambia es su forma.
  3. Rayo de Júpiter: en este tipo de ensamble el corte de las piezas se hace con forma de rayo para que encajen unas con otras. Este tipo de juntas son las ideales par unir vigas de grandes luces, pero hay que tener en cuenta que debe agregársele un refuerzo con una platina de metal y tornillos.

 Pasos para la Construcción de una Cubierta de Tejas de Barro


 

  1. Interpretación del plano de una cubierta

 

Lo primero que hay que observar en un plano de una cubierta es la o las pendientes, luego la separación que haya entre las alfardas o largueros, para después constatar las especificaciones de las canoas que recogen el agua y todos lo demás detalles técnicos que allí se indiquen.

 

  1. Selección de los materiales, las herramientas y los equipos

 

Los Materiales

 

Los materiales usados para construir una cubierta o tejado son:

 

- Madera: deberá ser aserrada para utilizarla en los largueros, las soleras, las tablillas y todas las demás secciones que se indiquen en el plano.

- Clavos: se necesitarán de varios tamaños, las medidas más usadas son de tres, de dos y media y de una y media pulgadas.

- Alambre.

- Mortero de pega 1:6.

- Canoas de zinc.

-Tela asfáltica: es indispensable para impermeabilizar la cubierta e impedir que se filtre el agua de lluvia.

- Tejas: deberán ser curvadas y de arcilla que haya sido bien cocida. Las tejas deben tener ciertas características para que sean aptas para usarlas en techos y cubiertas. Deben:

    - Haber sido cocidas lo suficiente y deben ser homogéneas. Esto puede verificarse viendo si tienen un color anaranjado oscuro y si al darles un pequeño golpe el sonido que emiten es metálico y claro.

    - Ser de forma regular y dimensiones proporcionadas.

    - Ser poco porosas, su grado de absorción no debe ser mayor al 20%.

    - Ser suficientemente resistentes, esto se comprueba de forma muy sencilla: colocando la teja sobre el suelo con la curvatura hacia arriba y dejando que una persona se suba sobre ella. Entonces si la teja no se quiebra significa que es de buena calidad y goza de la suficiente resistencia. 

 

Las herramientas

 

Las herramientas que se necesitarán para construir un tejado o cubierta son: un palustre, un lápiz de color, un lazo o manila nivel, un juego de llaves, un cincel, una maceta, un villamarquín o berbiquí una garlopa, un formón, una escuadra, una hachuela, un serrucho, un machete, unas tenazas, un martillo, un hilo y un metro.

 

3. Verificación de las medidas de las pendientes y del enrase.

 

Para comprobar las medidas de la pendiente y el enrase, éstas deben medirse partiendo del nivel del suelo acabado que se estima en un metro. Éstas pueden ser de 1,40 metros a 1,60 metros dependiendo del nivel del enrase que se haya especificado en los planos.


4. Instalación de la soleta o listón de apoyo.

 

La soleta o listón de apoyo es una viga de madera de 2 x 4 pulgadas que se instala para sostener las alfardas o pares y permitir que se ajusten con clavos. Debe colocarse sobre la viga de amarre utilizando tornillos o alambres, perforando con un berbiquí, en el lugar en donde se dejaron los anclajes en el momento de fundir la viga de amarre.



Norma de sismo-resistencia: según esta norma el listón debe amarrarse a la estructura usando pernos o alambres, para luego clavar en ese listón las alfardas del techo y asegurar que el conjunto esté bien sujeto junto con los muros, para garantizar que la construcción quedará como una unidad en lugar de cómo partes independientes entre si.


 

 5. Colocación de la Cumbrera

La cumbrera se debe instalar donde estén las pendientes de la culata y se debe fijar con los tornillos que deberán haberse preparado antes al momento de la construcción de la culata. La cumbrera suele ser de 4 x 6 pulgadas para luces de menor tamaño de los 3,5 metros y de 4 x 8 pulgadas para luces que no sean de más de 4,5 metros.

 

Si las luces son de mayor tamaño a las mencionadas en el párrafo anterior se vuelve necesario colocar otro elemento que sirva de soporte extra en el centro. Este soporte extra se construye colocando una solera o tirante sobrepuesto sobre los listones de apoyo, un rey o un puntal pendolón, dos pares que son alfardas que forman la pendiente y dos diagonales cortas que se llaman torna-puntales y que forman un conjunto conocido que se llama percha.


 

6. Colocación de las alfardas

Para colocar las alfardas es necesario nivelarlas y separarlas 50 centímetros a centro o 48 centímetros, teniendo presente la distancia que se necesitará cubrir para clavarlas a la cumbrera y al listón de apoyo. La distancia horizontal que existe entre la cumbrera y el listón de apoyo hace que las secciones de las alfardas varíen según la siguiente tabla:

 

-          Se instalarán a 2 x 4 pulgadas para 2, 6 metros.

-          Se instalarán a 2 x 5 pulgadas para 3,2 metros.

-          Se instalarán a 2 x 6 pulgadas para 4 metros.

-          Se instalarán a 2 x 8 pulgadas para 5 metros.

 

¿Qué son las alfardas?

 

Las alfardas son piezas de madera que se ubican según el sentido de la pendiente y en las que se clava la tablilla perpendicularmente a éstas.



¿Qué son las correas?

 

Las correas son piezas de madera que se instalan entre las culatas o entre culata y cercha en paralelo a la cumbrera para empalmar las alfardas sobre ellas cuando la distancia que existe entre la cumbrera y el listón es muy grande. Normalmente son de la misma medida de la cumbrera.

 

7. Colocación de las tablillas

 

La colocación de la tablilla se empieza desde abajo hacia arriba, es decir, desde el muro hacia la cumbrera o caballete, instalando la primera tablilla con el lado macho hacia abajo y clavándola con dos clavos de 1 y media pulgada a la alfarda. Posteriormente se instala la que sigue haciendo coincidir la hembra de la nueva tablilla con el macho de la anterior. Este procedimiento se realiza en tramos de un metro para después controlar las medidas a cada lado del entablillado y si existe una diferencia se deberá repartir en el siguiente tramo que se va a clavar.

 

8. Impermeabilización de la cubierta.

 

Los tipos de impermeabilización usados en cubiertas y tejados son en calor o en frío. En frío se utiliza fibra de vidrio o una tela no tejida del tipo permaplay que se humedece previamente con brea, por ambos lados, para luego dejar que se adhiera al techo con el calor del Sol. Estas telas especiales suelen tener una capa de plástico que ayuda a su protección. El proceso se empieza colocando el primer trozo de tela en la parte inferior del tejado para luego poner el siguiente tramo empezando unos veinte centímetros sobre el anterior, es decir, de forma traslapada.

 

La forma de impermeabilización en calor se hace colocando brea, derretida previamente, sobre la tablilla para luego colocar un rollo de fieltro o tela de fibra de vidrio que ya haya sido empapada con asfalto. Después se pondrá otra capa de brea y finalmente se rociará con arena para evitar que los trabajadores se queden pegados al caminar sobre ella cuando realicen otras tareas posteriores sobre la cubierta o tejado.

 

Algunas recomendaciones que hay que tener en cuenta para el momento de la impermeabilización de la cubierta son que las canoas para recoger las aguas de lluvia, deberían ser instaladas antes de hacer la impermeabilización. También deberían doblarse las telas unos diez centímetros en los laterales contra los muros, empapándolas previamente de asfalto y remontarlas sobre las canoas.

 

Conocimientos prácticos sobre cubiertas y tejados

 

Durabilidad: los materiales que deben usarse en tejados y cubiertas deben ser de alta durabilidad para resistir eficazmente las diversas condiciones climáticas a las que son sometidos continuamente y en especial en los cambios de estación. Una buena opción para tener en cuenta a la hora de elegir el material que se usará para construir un tejado o cubierta, son las tejas de cerámica. Las tejas de cerámica han sido utilizadas por siglos y han demostrado en muchas ocasiones que tienen una gran durabilidad y resistencia. Las tejas de esmalte vitrificado son más resistentes que las normales en cuanto al mantenimiento de su color original en el tiempo.

 

Defectos: las tejas de cerámica son un producto rústico hecho con arcilla y cocido en hornos especiales para tal fin, por lo que sus dimensiones pueden variar de una teja a otra, razón por la cual nunca habrá dos tejas exactamente iguales. Sin embargo en la actualidad hay muchos fabricantes de tejas que han logrado minimizar estos defectos en gran medida y ofrecer al mercado tejas con una gran simetría e igualdad de dimensiones entre ellas.

 

La pendiente mínima en tejados y cubiertas: es difícil establecer un grado de pendiente mínimo para una cubierta o tejado ya que para estimarla hay que tener en cuenta varios factores climáticos y fenómenos meteorológicos como los vientos que haya en el lugar, las lluvias, si es común la acumulación de nieve o la precipitación del granizo, entre otros. también depende de la altura del techo por ello la pendiente mínima requerida en una zona puede variar considerablemente respecto a la pendiente mínima que requiere otra zona. Por lo general son 24 º de inclinación o 45 % los utilizados en regiones como España, Francia y Portugal, pero para cada lugar hay que hacer un estudio en particular para el que pueden tomarse como referencia los grados de las pendientes ya usados en la zona y que hayan demostrado ser efectivos. Para las cubiertas hechas con símil pizarra normalmente se utiliza una inclinación de 35 º, lo que es igual a 70 %.

 

Problemas de filtración: las tejas de cerámica tienen un cierto grado de permeabilidad, sin embargo las normas internacionales que regulan la fabricación de tejas establecen que estos niveles deben ser ínfimos para que no provoquen problemas de filtración en los techos, por lo que cuando se sufre una filtración en el tejado o cubierta es posible que la causa sea otra y lo que hay que hacer es analizar esa cubierta en particular para intentar encontrar la causa que produce la filtración y proceder a repararla. Una de las causas más comunes de las filtraciones en tejados y cubiertas es que la pendiente no haya sido la adecuada para ese tejado en particular y por lo tanto el agua no escurra como debería. 

 

Musgo y líquenes en el tejado: para remover el musgo y el liquen que se concentra en algunos tejados en regiones muy húmedas, se usa la técnica del hidrolavado, sin embargo el musgo y el líquen no influyen de forma muy negativa en el techo y en algunas ocasiones hasta lo embellece y es sabido que al quitarlo volverá al crecer al cabo de poco tiempo y habrá de repetirse el proceso de limpieza.

 

Colocación de tejas sobre una losa inclinada de hormigón: también es una opción muy utilizada en muchas regiones diferentes. Deben tomarse ciertas precauciones para realizar el asentamiento con mezcla.

 

Importancia de la ventilación del techo: la importancia de la ventilación del techo radica en la humedad, porque aunque esté excelentemente construido si no está ventilado, la humedad permanecerá y penetrará en su interior causando su deterioro progresivo y posterior destrucción. Por ello el agua debe ser eliminada lo antes posible de los estratos interiores del techo lo que se logra diseñando el tejado con una cámara interior que vaya debajo de la cubierta.

 

Colocación de la teja francesa: la teja francesa puede instalarse igualmente a junta trabada o a junta recta, pero la forma en que elimina más efectivamente el agua y que disimula mejor los defectos de alineación de la teja y en la que habrá una mejor trabazón entre tejas es colocarlas de la forma: a junta trabada.

 

Alineación de la teja portuguesa: la mejor forma para colocar la teja francesa y que quede alineada es instalarlas en vertical, comenzando del vértice inferior derecho y avanzar en columnas que se irán alineando cada una hasta completar la cubierta.

 

Número de tejas por metro cuadrado: cuando se utiliza la teja francesa serán aproximadamente 14 tejas las que se necesitarán por metro cuadrado. Si se usará teja portuguesa entonces se necesitarán unas 15 tejas por metro cuadrado y finalmente se precisarán unas 16 para tejas hechas de símil pizarra.

 

Reforzar con cemento: cuando se utiliza mezcla con cal puede reforzarse además con cemento para mejorar la adhesión, sin embargo hay que tener mucho cuidado de no excederse en el uso del cemento ya que si la mezcla queda muy rígida puede provocar la aparición de grietas y fisuras.

 

Fijación de las tejas con clavos de cobre: deben utilizarse clavos de cobre para fijar las tejas y no de hierro porque éstos con el paso del tiempo se oxidan y aumentan de tamaño lo que provocará que se aflojen, se desprendan y finalmente causarán la rotura de las tejas.

 

Proceso para la fabricación de tejas.

 

La arcilla que se utiliza para la fabricación de tejas se deja madurar antes al aire libre por varios meses, esto se hace para reducir la formación de granos en su estructura y para que se humecte. Luego de este tiempo pasado a la intemperie la arcilla pasa al proceso fabril que empieza con la molienda para ir reduciendo el tamaño de las partículas y lograr mejorar su textura y sus capacidades de absorción. La forma que tendrá la teja se le da mediante la presión ejercida por una prensa sobre la masa lo que además genera los encastres laterales que luego servirán para impedir que las filtraciones pasen hacia el interior de la cubierta luego de terminada.

 

La aplicación del esmalte es una etapa en el proceso en la que se tiene especial cuidado ya que de ella dependerá la posterior intensidad que tendrá el brillo o los colores de la teja según el modelo que se esté fabricando.

 

Antes de que las tejas sean introducidas para su cocción en el horno son revisadas para descartar las tejas defectuosas o rotas. Luego en el horno son expuestas a una temperatura que permite su cocción y la del esmalte y evita deformaciones extremas. Luego al salir del horno las tejas son sumergidas en una solución de siliconas y agua, lo que se hace para reducir su absorción y mejorar la permeabilidad de la teja. Finalmente las tejas pasan por otro control de calidad en el que se desechan las tejas defectuosas.

 

Cómo colocar las tejas

 

La estructura en donde se colocarán las tejas debe antes haber sido aislada hidráulicamente. Luego se procederá a disponerlas para establecer las clavaduras según la línea de tejas que se vaya a seguir. Para esto debe calcularse la distancia real que hay entre las clavaderas, lo que puede hacerse mediante el método conocido como las doce tejas, según el cual se alinean 12 tejas de forma vertical sobre el suelo y se mide la distancia que hay entre las 10 tejas interiores teniendo el encastre lo más abierto posible, para después volver a medir teniendo el encastre lo más cerrado posible. El promedio obtenido entre ambas medidas se dividirá entre 10 y el producto será la medida de la distancia que se tomará entre las clavaderas.

 

Cuando las tejas que se van a instalar en la cubierta o tejado son del tipo francesas se deberán alinear horizontalmente empezando por la primera teja de la fila del vértice derecho inferior del faldón. Las piezas que se coloquen después de esta primera teja podrán ponerse a junta corrida o a junta trabada, siendo la forma más recomendada la a junta trabada. 


 

Para colocar tejas del tipo portuguesas se deben alinear verticalmente empezando por la primera teja de la columna de la derecha en el vértice más bajo del faldón y seguir mediante la forma a junta corrida.

 

Al colocar las tejas hay que tener en cuenta varios puntos como:

 

-          las tejas cuentan con orificios para clavarlas y en los cuales deben usarse clavos de cobre y nunca de hierro, ya que éstos últimos se oxidan y deforman lo que terminará deteriorando y provocando fisuras en la teja. La cantidad de tejas que se usarán depende principalmente de la exposición de los faldones. Las tejas que deben clavarse serán mínimo la que están en la zona del perímetro de la cubierta o tejado y las que rodean algunos puntos en particular como por ejemplo, chimeneas, columnas, u otros elementos que estén en el techo. Es posible que en algunos casos lo mejor sea clavar todas las piezas de teja.

-          los caballetes deben asentarse con mezcla que deberá contener la medida justa de cemento para evitar la aparición de fisuras. Debe tenerse la precaución de hacerse contacto con una línea de mezcla sólo en las tejas superiores.

-          En las cubiertas con pendiente, la cámara de ventilación tiene mucha importancia para que se elimine adecuadamente la humedad que queda de la condensación o de posibles filtraciones.

 

Para que el aire circule sin obstáculos debe dejarse una separación entre la cara inferior de las clavaderas y el estrato inmediato inferior según corresponda con el largo de los faldones.

 

En las cumbreras de caballetes también debe dejarse que el aire circule para que la humedad desaparezca lo antes posible. Para ello se fijan los caballetes a las tejas superiores utilizando cordones de mezcla sin que se rellene todo el espacio que queda debajo.




 

 

 

 

 

 

Cubiertas de tejadosCubiertas de pizarraCubiertas de tejaServiciosNuestros trabajosContacte con nosotrosMás info (Cubiertas de tejados)
Teléfono de información y presupuestos: 655548976.